Hoy en día, guardamos una gran cantidad de información en nuestros móviles: contactos, correos electrónicos, imágenes, música… Según INCIBE, Instituto Nacional de Ciberseguridad, cada año se detectan más de 140.000 programas maliciosos que van dirigidos a smartphones y tablets. Por ello, es necesario que mantengamos estos dispositivos libres de amenazas externas. Os damos algunos consejos para mantener los móviles ciberseguros:

Haz una copia de seguridad de tu móvil

Es siempre recomendable hacer una copia de seguridad. Una ventaja para los usuarios de Apple es que puedes hacerte una copia de seguridad a través de iTunes de una manera fácil y sencilla. En este caso, tienes que conectar tu móvil al ordenador. Además, puedes hacer una copia de seguridad en la nube a través de iCloud sin necesidad de conectarlo. Con Android también puedes hacer una copia de seguridad conectando el móvil al ordenador mediante el cable USB o a través de Google.

Si alguien consigue acceso a tu móvil, cualquier daño que hagan o contenido que borren, lo vas a tener guardado en la nube o en tu ordenador.

Utiliza una contraseña segura para desbloquear tu móvil

Hoy en día, hay varias formas de desbloquear los móviles: clave de números, huella dactilar, patrón de desbloqueo e incluso a través de reconocimiento facial. Servicios como la huella dactilar o el reconocimiento facial son convenientes, ya que es imposible que otra persona que no seas tú acceda a través de ellos. Sin embargo, hay móviles que no tienen este servicio y que te ofrecen poner una contraseña o un patrón de desbloqueo. Ten mucho cuidado con las contraseñas que uses. Si necesitas algunos consejos sobre cómo crear contraseñas seguras y quieres conocer los riesgos a los que te puedes exponer empleando claves fáciles de descifrar, consulta este artículo.

Cuidado con las redes WiFi públicas

Una de las técnicas que emplean los hackers malintencionados es la creación de redes WiFi con el nombre de restaurantes, hoteles, tiendas o cualquier otro servicio conocido. De esta manera captan la atención y la confianza de los usuarios, que se conectan a la red WiFi pensando que han conseguido una conexión gratuita, cuando en realidad están entregando todos los datos que transmiten a través de esa conexión a un pirata informático.

Los riesgos de conectarte a una red WiFi que no es segura son muchos: robo de información, infección de dispositivos… Nuestra recomendación es no conectarse a redes WiFi que permitan acceso a Internet sin contraseña y que os sean desconocidas. Es recomendable una revisión de la lista de redes WiFi a la que os habéis conectado en el pasado (eliminad aquellas redes que se han memorizado por defecto y que sean poco fiables).

Cierra sesión de las aplicaciones a las que hayas accedido

Cerrar sesión cada vez que acabas de usar una aplicación y volver a introducir tus credenciales de acceso cuando vuelves a usarla, parece una tarea aburrida y repetitiva. No obstante, por incómodo que parezca, es un buen método para proteger tu información. Si alguien consiguiera acceder a la información de tu móvil, tu email, redes sociales, apps de banco o cualquier otra aplicación que tenga credenciales de acceso, estarán a salvo.

Instala apps y programas procedentes de fuentes fiables

No te bajes aplicaciones que no proceden de fuentes fiables, como son por ejemplo la App Store de Apple, Play Store en Android o Microsoft Store en los dispositivos Windows Phone. Aunque sea tentador poder descargarte apps gratis y que en tu store son de pago, es siempre recomendable no hacerlo. Además de ser ilegal, optar por descargar estas aplicaciones no te garantiza que lo que estás descargando sea fiable.

Silvia Mariscal

Departamento de Marketing y Comunicación

 

Servicios relacionados