Estos días he estado recabando un poco de información sobre cómo reducir la rotación de personal, con qué herramientas contamos y, en definitiva, cómo mejorar en este sentido ya que es una constante en el sector donde trabajo y me preocupa.

 

Me ha parecido especialmente interesante y práctica la visión de Carolina Bellora, Executive Director en BizArt-Argentina, experta en gestión del cambio, desarrollo de talento y gestión estratégica de las personas, por lo que me he quedado con muchos conceptos suyos.

 

Como sabemos, el sector IT es complejo entre otras razones porque la oferta y la demanda están casi igualadas, lo que obliga a las empresas a “luchar” por conseguir atraer al talento, y esto es muy positivo puesto que nos hace mejorar, aunque, este mejorar, no debería reducirse casi exclusivamente a “dinero”, que entramos en una guerra de salarios que se disparan y en muchas ocasiones es difícil que se mantengan en el tiempo (pero este es otro tema).

 

Una vez la persona-talento decide formar parte de nuestra empresa ¿qué hacemos para fidelizarle? ¿qué hacemos para que no quiera cambiar de marca?

 

Hoy en día tenemos muy presente que las personas son el activo más importante en una empresa. Es lo que le da valor y lo que nos hace diferentes de otras marcas. Por ello, se invierte cada vez más ellas. Es cierto que genera cierta inseguridad a los empresarios: no saben si esa inversión va a dar los beneficios esperados y si los da ¿cuándo?, ¿recuperará esa inversión o la persona se irá a otra empresa? Nos exprimimos el cerebro buscando fórmulas para mantenerlas mejorando el salario, variable, bonus, formación, clima laboral … Y al final, ¿cuál es el resultado? Que no sirve y continúa habiendo rotación.

 

¿Cómo es posible?

 

Probablemente os imagináis que lo primero que he buscado son novedades, últimas tendencias en temas relacionados con la motivación de personal, políticas de retribución y nada más empezar…SORPRESA, el salario, variable, bonus, formación, clima, status laboral…realmente NO MOTIVA a las personas. Vais a pensar, sí, sí, si a mí sí me motiva J)))) sí, probablemente unos meses, pero no a largo plazo. Esto no quiere decir que no valga de nada, de hecho sin ellos, no podríamos fidelizar a nuestro equipo, es decir, no puedo pagar un 30% por debajo del resto, porque obviamente, el personal se acabará marchando. Pero si el salario es adecuado, la persona va a estar SATISFECHA (que no es poco) aunque NO MOTIVADA.

 

Entonces ¿cuáles son los factores que realmente motivan a las personas? Entre otros destacan los siguientes:

 

  • El trabajo en sí: personas que realmente les guste/apasione lo que hacen. Tarea difícil, porque no a todos les apasiona (esto es el ideal), pero al menos, que la mayor parte de su trabajo sea algo que les guste.
  • Libertad en el trabajo: flexibilidad en el horario, forma de vestir, hacer el trabajo sin demasiadas directrices.
  • Confianza
  • Mayor responsabilidad
  • Misión/Propósito del trabajo

 

Pues todo lo relacionado con la motivación intrínseca que en cada persona tendrá más peso una y habrá que trabajar con todas. Y es cierto, si me lo aplico a mí, cuando estoy haciendo algo que me gusta, no miro el reloj, si un día estoy más creativa y tengo libertad para presentar una “propuesta de mejoras” probablemente estará mucho mejor que si me imponen hacerla el día X (con esto no estoy diciendo que hagamos el trabajo cuando nos apetece, en la práctica no es así, pero sí tenerlo en cuenta y, dentro de las posibilidades, dar libertad).

 

Suponiendo que lo anterior está resuelto, tendríamos personas satisfechas y motivadas, que no es poco, pero además, como dice Carolina Bellora, para fidelizarles debemos pensar en cómo hacemos para atraer y fidelizar clientes y hacer lo mismo con las personas de nuestra organización.

Utilizar básicamente las mismas herramientas:

 

  • Dedicarles tiempo y establecer un relación fluida
  • Mejorar la comunicación
  • Hacerles saber que son lo primero
  • Prestar atención a sus necesidades y tratar dentro de nuestras posibilidades cubrirlas
  • Conseguir que su trabajo les haga felices

 

Sobre el papel es sencillo, pero en la práctica… ¡Parece que tenemos trabajo por hacer!

 

 

Gloria Sánchez

Talent Manager

Áudea Seguridad de la Información